¿Cautivos y desarmados?

por / sábado, 13 julio 2002 / Publicado en5 días

Puede que haya sido la suerte o la fatalidad, o tal vez el sentido común o el destino, lo que nos ha llevado a la situación actual.

Una situación que es probablemente la que mejor puede convivir con el espíritu de la Red, ese espíritu entre anárquico y romántico, hacedor de igualdades. Un espíritu impulsor de una nueva sociedad y una nueva economía, que aunque no llegue a ser más justa será sin duda más igualitaria, si son ciertas las últimas noticias sobre el genoma humano y la coincidencia casi exacta entre las capacidades intelectuales de todos los sexos y razas del mundo.

Por de pronto, en esa nueva economía parece que habrá penas duras también para los ladrones de guante blanco y no sólo para los hackers jovencillos. Y sobre todo habrá sorpresas. De hecho, la igualdad de todos ante la nueva economía le llegará a uno cuando menos lo espere (pero no sin sacrificio y esfuerzo previo).

Esta semana le ha tocado a Barrabés (www.barrabes.com), que ha visto premiada su apuesta de hace más de un lustro con la evidencia de que desde Benasque se puede ser una multinacional sin salir de casa. Que al pueblo de uno le dediquen atención en la edición europea de The Wall Street Journal y un titular de El País tan regocijante como el aparecido el sábado día 6 (‘EE UU contra Benasque’) y que, además, sea a causa de tu actividad empresarial debe llenarte de orgullo. Aunque Carlos Barrabés no necesita afianzar su autoestima: es el ejemplo vivo de que las cosas han cambiado y de que España puede participar en esta fiesta.

También esta semana hemos sabido que la Europa de la nueva economía va a seguir siendo la Europa de siempre, y no un remedo de los EE UU. Todos los intentos de crear redes paneuropeas de interconexión se han venido financiera y empresarialmente abajo. KPN se ha interesado por quedarse por la red de fibra óptica del quebrado KPNQwest en Holanda, Bélgica y Alemania, mientras que Telia lo hacía con Francia e Italia. En la Europa de la nueva economía los espacios culturales van a seguir siendo los que marquen la pauta. Y parece, por tanto, que la tendencia seguirá siendo la de la Europa de los Pueblos (y las culturas) que los progresistas han enfrentado desde siempre a la Europa de los Mercaderes, que se anunciaba con macrofusiones fracasadas como la de Telefónica y KPN.

Y por encima de todas estas apreciaciones, Internet supera en audiencia al cine, suplementos dominicales e, incluso, a diarios en segmentos poblacionales de entre 20 y 34 años, igualando a la radio y siendo superado sólo por la televisión y las revistas, según recoge el libro Cómo vender con publicidad eficaz en Internet, realizado por Netthink Carat en colaboración con el portal Terra. Según el panel de Nielsen/Netratings a finales de mayo se alcanzaron los 10,04 millones de internautas en España (25% de la población). Y esta cifra supone para la Red una cobertura absoluta 2,5 veces mayor que el cine, prácticamente igual que la de suplementos dominicales y revistas semanales, y sólo un 20% por debajo de la prensa diaria. Quienes daban la batalla por perdida (y al ejército de la nueva economía y los diarios digitales por cautivos y desarmados) deberían pensar en la prejubilación. Eso si el Gobierno no les obliga a firmar la carta de aceptación.

A otros, por el contrario, nos toca preguntar retóricamente: ¿Waterloo queda cerca de estos soleados parajes?

SUBIR