Fantasmas amenazadores

por / sábado, 07 septiembre 2002 / Publicado en5 días

Sadam Husein es una grave amenaza’. Lo han dicho Bush y Blair, que son los representantes de los dos países que mayor amenaza representan para la nueva economía. Una economía que no podrá desarrollarse en su plenitud si triunfa la vigilancia a la que parece empujar una clase política que no parece estar a la altura de los tiempos que les ha tocado gestionar.

Dejando a un lado lo que ocurre al otro lado del Atlántico, mediatizado todo por lo ocurrido hace un año, quien haya seguido la cobertura mediática del asunto de Holly y Jessica se habrá estremecido por el amarillismo brutal que ha inundado los medios británicos y no digamos las intervenciones de la clase política que han llegado al exabrupto de pedir la restauración de la pena de muerte. Todo al tiempo que se continuaba una campaña mediática para intentar justificar la presencia de las cámaras de vigilancia en todos lados. Y como guinda final hemos sabido esta semana que un matrimonio implantaba a su hija Danielle un chip para tenerla localizada detectando su situación en un plano digital a través del sistema GPS. El caldo de cultivo idóneo para poner en marcha una política ultraconservadora que desde múltiples frentes consiga acabar con la privacidad justamente ahora que Internet ha supuesto un paso adelante definitivo.

En este contexto, la presidencia danesa de la UE ha presentado una propuesta para obligar a los proveedores de Internet a almacenar información de todos los correos electrónicos enviados por los usuarios (remitente, destinatario y data) durante 24 meses. Además, toda esta bestial información estaría almacenada en una base de datos centralizada controlada por la propia UE, para un fácil acceso de los diferentes Estados, como siempre con el pretexto de luchar contra el terrorismo y las redes de pedofilia. En el desgraciado caso de que se aprobase esta propuesta se ampliaría la directiva aprobada hace tiempo, con el agravante de ese almacenaje centralizado que nada bueno puede traer, por más que resulte fácilmente desmantelable con el simple envío masivo de mensajes por parte de los usuarios, la ocultación sistemática de las cabeceras de los correos o el uso de proxies para garantizar el anonimato de las conexiones.

Para rematar la faena, este agosto SpectorSoft (www.spectorsoft.com) acaba de lanzar una versión mejorada de su eBlaster, un programa que se instala en un ordenador y registra sus correos electrónicos, chats, mensajes instantáneos, web visitadas y palabras tecleadas, enviándolo todo automáticamente a la dirección de correo que queramos del propietario del programa. Además, cada hora envía un informe completo con un resumen de los e-mails enviados, de las conversaciones mantenidas en los foros y de las páginas web visitadas. Evidentemente, se trata de un troyano que se instala sin previo aviso y que muchas empresas prodrían estar ya usando (www.baquia.com/com/20020830/not00004.html). Claro que un estadounidense ha sido acusado por instalar este programa espía en la computadora de su ex esposa, y pesa sobre él una condena de cinco años.

Estados Unidos acusa al líder iraquí de ‘engañar al mundo’ respecto al desarrollo de un programa de armas no convencionales, cuestión con la que justifica una posible intervención militar. Estimado Colin Powell ¿podemos hacer nosotros lo mismo con quien nos engañe y nos espíe o desarrolle nuevas tecnologías para acabar con el efecto invernadero?

SUBIR